CEFALEA RUNNER

Seguro que muchos de los que correis habitualmente os habreis preguntado más de una vez….¿por qué me duele la cabeza después de una buena sesión de running?

images121

Hay dos tipos de cefalea inducida por el ejercicio. una es muy dolorosa pero inofensiva…y la otra puede acabar fatal.

Si os parais a pensar seguro que encontrais la causa de vuestros dolores de cabeza repentinos.

Si el dolor es intenso y pulsátil, las causas pueden ser:

  • un golpe de calor
  • entrenar a mucha altura sin estar preparado
  • no estar bien hidratado

images122

images123

Este tipo de cefalea desaparece sóla, bebiendo agua, enfriando la cabeza o tomando algún antiinflamatorio.

Se aconseja un buen calentamiento antes de empezar el entrenamiento e hidratarse correctamente durante y después del mismo.

En cambio, cuando la cefalea viene acompañada de mareos, náuseas, vómito, pérdida de conciencia, visión doble o rigidez de cuello… la cosa es más seria. En este caso lo correcto es ir al médico y que éste realice un TAC o  una resonancia para ver que sucede en el cerebro o en sus alrededores y descartar cualquier problema grave o tratarlo adecuadamente. Podría tratarse de una infección sinusal, un problema de los vasos sanguíneos del encéfalo, una hemorragia de la mebrana que rodea el encéfalo…o algo peor.

Si os sentís identificados con este artículo…tened en cuenta que el dolor de cabeza no siempre es pasajero y siempre hay que prestarle la atención que se merece.

EL RUNNING COMO ANTIDEPRESIVO

Todos somos conscientes de como va la vida actualmente. Seguro que muchos de nosotros conocemos a alguien que incluso está al borde de la desesperación porque no le ve un final a su triste situación. Hoy, vamos a contaros una historia que nos ha gustado mucho, Une farmacia y running.  Quizás alguno de vosotros ya la conozcais. Vamos a contaros …

La historia de Rob Krar

Rob Krar ha pasado de ser farmacéutico a consagrarse como uno de los mejores ultrarunners a nivel mundial.

En el año 2012 se encontraba sumido en una profunda depresión y  decidió combatir esta dura y larga enfermedad mental a base de correr millas por montañas y terrenos escarpados, algunos con desniveles tan pronunciados como el del Cañon del Colorado, en el norte de Arizona.

rob-krar-ultrarunner-700x400x80

La historia de Rob Krar llegó a oídos del director de cine Joel Wolpert, especializado en filmaciones desarrolladas en entornos naturales y producciones de trailrunning y capaz de hacer lo que sea para conseguir la mejor toma o el plano perfecto. El resultado de todo esto ha sido un pequeño documental de 8 minutos de duración titulado: ‘Depressions: A Few Moments From 30 Miles in the Canyon’ (Depresiones: unos pocos momentos a lo largo de 30 millas en el Cañon del Colorado).

Durante esos ocho minutos en lo que pega un sol de justicia y hace un calor insoportable en el Gran Cañon, podemos ver a este peculiar trail runner de barba tupida descender y subir a un ritmo frenético por la escarpada garganta excavada por el río Colorado.

Este corto pero intenso y humano documental combina unas espectaculares imágenes de Krar corriendo junto a las reflexiones del protagonista acerca de su lucha contra esta terrible enfermedad como es la depresión y que padecen millones de personas en el mundo. El ultra runner, que recientemente se ha unido al equipo de atletas de The North Face, marcó el mejor tiempo registrado hasta el momento cruzando el Gran Cañón de norte a sur en 2 horas y 51 minutos.

Rob Krar reflexiona a lo largo de las 30 millas de recorrido, Cuenta su pasión por el trail running y sus pensamientos sobre la vida, la lucha contra uno mismo y la pelea constante por seguir adelante.

Krar afirma que existe bastante similitud entre una carrera de larga distancia y una enfermedad mental como la depresión, ya que en ambas existen ciertos tintes de oscuridad que te hacen sentirte triste y enfadado con uno mismo durante mucho tiempo.

La historia del corredor de montaña Rob Krar viene a corroborar lo que han demostrado varios estudios científicos que aseguran que el deporte es un aliado perfecto para combatir ciertas enfermedades, entre las que se incluye la depresión. El ejercicio físico tiene unos efectos similares a los antidepresivos, pero con el valor añadido que conlleva el deporte y la reducción notable que supone en cuanto a medicación.

Hacer deporte beneficia a tu cerebro

La explicación científica de la historia de Krar y, la de otros casos similares, es que cuando alguien en un estado depresivo realiza deporte aumenta su concentración de serotonina -un neurotransmisor que incrementa la sensación de felicidad y bienestar- en el organismo de forma natural, logrando un efecto o reacción similar a la que producen los antidepresivos pero con la diferencia que éstos lo hacen por medio de una sustancia química.

Tu cuerpo, durante la práctica del running, segrega unas sustancias químicas llamadas endorfinas, que se conocen como la hormona de la felicidad, ya que transmite a tu cerebro una sensación de bienestar general y de tranquilidad que te permite evadirte de tu depresión.

Otra ventaja del running es que es muy sencillo establecerte metas y notar tus progresos. Esto te ayuda a tener un estímulo que te incite a salir a la calle a practicar running. Te recomiendo que lleves un control de los tiempos y distancias que vas haciendo para que tú mismo puedas ver tus progresos diarios.

A medida que vayas dedicándole más tiempo, irás notando como cada día te sientes mejor y tienes más ganas de seguir corriendo. Eso te permitirá tener la mente distraída mientras estés haciendo running y, con un poco de tiempo, podrás recuperarte y ver el mundo de manera positiva.

Si últimamente notas que no te sientes bien contigo mismo y que ves todo negro, ¡prueba el running! Verás como pronto ves las cosas de otra manera y, además, puedes conocer gente nueva que también sea aficionada al running y juntos podéis compartir este rato practicando deporte.

Os recomendamos que leais a nuestros TESTIMONIOS DE RUNNING.

ARTRITIS REUMATOIDE Y EJERCICIO FÍSICO

Esta enfermedad ha estado asociada durante muchos años a la gente mayor, pero realmente la edad de aparición suele ser la mediana edad, entre los 40/50 años, aunque también puede hacerlo en la infancia o adolescencia.

Orígen:

Con un origen desconocido, la artritis reumatoide (AR) causa inflamaciones en varias articulaciones del cuerpo, generalmente de forma bilateral, imposibilitando al paciente una vida diaria normal, debido a las restricciones de movilidad que generan estas inflamaciones y sobre todo por el dolor que éstas ocasionan. Finalmente, estos procesos inflamatorios que aparecen en forma de brotes van alterando la arquitectura normal de la articulación del paciente generando así deformidades que dificultan más aún los movimientos.

images

Es una enfermedad que en muchos casos pasa totalmente inadvertida para todos menos para quien la padece. Realizar tareas tan simples como abrir un tapón de rosca, girar la llave de la puerta de casa o apretar la manguera de una gasolinera, se convierte en misión imposible para mucha gente a diario.

Beneficios del ejercicio físico:

Hasta hace unos años, la creencia habitual acerca de cuál era el mejor tratamiento para la artritis era el reposo, para evitar una mayor afectación de las articulaciones que generaban sintomatología. Pero con el paso del tiempo se ha demostrado que la inactividad de esas articulaciones genera en el paciente hipotonía muscular relacionada y, sobre todo, pérdida de rango articular, lo cual, si lo sumamos al dolor (que no desaparece con dicho reposo), nos encontramos con una articulación que se vuelve inservible.El movimiento favorece la circulación, sistema clave para la generación y desaparición de una inflamación y ayudará a evacuar esa presión de más que está sufriendo la articulación del paciente y las sustancias que generan inflamación, permitiendo que se mueva con más grados de amplitud.Si, además, estos movimientos se realizan en un medio acuático como una piscina, disminuimos el efecto de la gravedad sobre esas articulaciones eliminando más estrés mecánico aún.

Ejercicios recomendados para la artritis reumatoide:

Algo tan sencillo como la actividad física para alguien sano, en el paciente con artritis reumatoide se convierte en un reto, por su particular afectación articular, pero aún así existe todo un universo de posibilidades, donde podemos instruir al paciente para que poco a poco vaya alcanzando las metas propuestas de mantenimiento de rango articular y, más adelante, vaya aumentando sus objetivos una vez asimile las pautas de ejercicios.

Estos son los tipos de ejercicio físico que un paciente con artritis reumatoide puede realizar con ayuda de un fisioterapeuta:

  • Ejercicios pasivos: aquellos realizados exclusivamente por un fisioteraeuta, sin solicitación muscular por parte del paciente. Trabajan sobre elementos pasivos: ligamentos, cartílago articular…
  • Ejercicios activos: existe contracción muscular y sólo actúa el paciente. Trabajan sobre los músculos.
  • Ejercicios asistidos: trabajan fisioterapeuta y paciente. Trabajo mixto.

Algo a tener en cuenta a la hora de realizar estos ejercicios físicos es la calidad del gesto, que debe ser armónico, respetando los patrones de movimiento del paciente y de la articulación en cuestión. Por ejemplo, el taichi es una actividad física muy bien aceptada por los pacientes y con resultados evidentes de flexibilidad y mejora de amplitudes articulares.

Este artículo ha sido extraído de otro publicado por Alejandro Hijarrubia Cloquell, Fisioterapeuta Col.1881 y osteópata C.O.