HOMEOPATIA PARA TRATAR LA ALERGIA.

La homeopatía se basa en el principio de similitud, es decir, una sustancia farmacológicamente activa a dosis altas, provoca en un individuo sano unos signos y síntomas propios de ella. Pues esa misma sustancia, pero diluida y dinamizada sirve para tratar a un enfermo con esos mismos síntomas.

Lo semejante se puede curar con lo semejante. Pero hemos de tener en cuenta que la homeopatía trata los síntomas de un paciente en concreto, no una enfermedad o unos síntomas de  forma generalizada para todos igual. Según como se nos manifiesten esos síntomas, necesitaremos un tratamiento u otro.

Por ejemplo, las irritaciones, el enrojecimiento y el picor que causan las ortigas (muy frecuentes en primavera) se pueden tratar con Urtica Urens.

De igual manera los síntomas de una alergia al polen de cualquier planta, como la secreción nasal, el lagrimeo, escozor, tos , picor…pueden tratarse con homeopatía.

Con Allium Cepa a dosis bajas trataremos el lagrimeo, la congestión, los estornudos y la tos.

Con Belladona, el dolor de cabeza, picor fuerte de nariz, erupciones en la piel, tos, ronquera y afonía.

Si además tenemos tos irritante, persistente y con picor, necesitamos Drosera.

Cuando la tos es irritante y está acompañada de expectoración y  mucosidad, la solución es Sambucus Nigra.

Y si predominan los síntomas oculares podemos usar la Eufralia.

Espero que este resumen os ayude a los que sufrís alergia. No dejeis de consultar en la farmacia. Y si con esto no es suficiente, un médico homeópata personalizará más vuestro tratamiento.

images (49)

Deja un comentario