DOLOR MUSCULAR

Hoy hablamos de algo muy frecuente, EL DOLOR MUSCULAR.

Los dolores musculares son comunes y pueden comprometer más de un músculo. El dolor muscular también puede involucrar ligamentos, tendones y fascia. La fascia son los tejidos blandos que conectan los músculos, huesos y órganos.

19676

Consideraciones

El dolor muscular a menudo está muy relacionado con tensión, sobrecarga o lesión muscular por un ejercicio o trabajo físicamente exigente. El dolor muscular tiende a comprometer a músculos específicos, comienza durante o justo después de la actividad. A menudo la actividad que causa el dolor es bastante obvia.

El dolor muscular también puede ser un signo de enfermedades que afectan todo el cuerpo. Por ejemplo, algunas infecciones (incluso la gripe) y trastornos que afectan los tejidos conectivos en todo el cuerpo (como el lupus) pueden causar dolor.

Una causa común de dolores y molestias musculares es la fibromialgia, una afección que causa sensibilidad en los músculos y tejido blando circundante, dificultades para dormir, fatiga y dolores de cabeza.

Algunas personas llegan a considerar el dolor como una parte inevitable de la vida.

Causas

Las causas más comunes de malestares y dolores musculares son:

  • Lesión o trauma, incluso esguinces y distensión muscular.
  • Sobrecarga: usar demasiado el músculo, muy rápido sin calentamiento o con excesiva frecuencia.
  • Tensión o estrés.

El dolor muscular también puede deberse a:

  • Algunos medicamentos, como los IECA para bajar la presión arterial, cocaína y estatinas para disminuir el colesterol
  • Dermatomiositis
  • Desequilibrios electrolíticos como en el caso de muy poco potasio o calcio
  • Fibromialgia
  • Infecciones como influenza (la gripe)
  • Lupus
  • Etc

Tratamiento:

El objetivo del tratamiento es minimizar el dolor y así mejorar la calidad de vida del paciente.

Entre las medidas físicas se encuentran el reposo o incluso la inmovilización de la zona afecta a fin de evitar más inflamación de la existente, la cinesiterapia y la aplicación de calor o frío. Con el reposo se evita la irritación de la zona afectada por los movimientos, además de disminuir la carga física, lo que contribuye a una reducción de la inflamación y del dolor; el reposo debe instaurarse precozmente y mantenerse el menor tiempo posible a fin de evitar pérdidas de funcionalidad posteriores. Con la cinesiterapia se intenta fortalecer musculaturas deficientes adyacentes a la zona dolorosa para reforzar el funcionamiento de las diferentes localizaciones anatómicas. La crioterapia estaría indicada en procesos locales en su fase aguda; produce un efecto analgésico, antinflamatorio y relajante de la musculatura. La termoterapia o aplicación de calor, no estaría indicada en las fases agudas de las patologías, produce un efecto analgésico y relajante.
La terapia farmacológica sistémica es una de las más usadas por los médicos para el tratamiento de los dolores osteomusculares, y resulta especialmente eficaz en las primeras fases de las patologías; la función de este tipo de medicamentos será la de combatir el dolor, reducir la posible inflamación y aliviar la rigidez que en ocasiones acompaña a la enfermedad osteomuscular. Las sustancias las podemos dividir en analgésicos, entre los que se pueden encontrar el paracetamol, codeína o el tramadol; AINE grupo farmacológico muy importante en el tratamiento de estos cuadros, empleados tanto por su acción analgésica como antinflamatoria.

La infiltración local es una técnica cada vez más usada,  de todas formas conviene recordar que la esta técnica no está libre de riesgos por lo que su uso se reserva a casos en los que otros tratamientos más conservadores fracasan. Consiste en la introducción de una medicación en una localización concreta para que ejerza su acción de forma local; con la difusión local del fármaco se logra evitar efectos secundarios de la administración sistémica y una mayor concentración del producto en el lugar de la afectación. Actúan reduciendo la inflamación y el dolor local acompañado de una relajación muscular. Las sustancias usadas más frecuentemente en las infiltraciones son los corticoides, los anestésicos locales, aunque lo más habitual es usar una mezcla de corticoides y anestésico local conjuntamente.

Y algo muy importante: REPOSO…aunque seguro que la mayoría de vosotros piense que eso es imposible con los tiempos que corren…es una parte muy importante del TRATAMIENTO.

3 comentarios en “DOLOR MUSCULAR

Deja un comentario