DOLOR DE GARGANTA Y CONGESTIÓN NASAL.

Estos síntomas son una de las pesadillas que sufrimos todos alguna vez en invierno.

Dolor de garganta:

images (2)

El dolor de garganta suele ir asociado muchas veces a fiebre, dolor de cabeza, dolores articulares y malestar general.
Las principales causas de dolor de garganta son infecciones que pueden afectar a la faringe (faringitis) , a las amígdalas (amigdalitis) o a la laringe (laringitis).

Consejos para tratar el dolor de garganta:

– beber mucha agua
– no forzar las cuerdas vocales
– evitar fumar
– no comer alimentos ni muy fríos ni muy calientes
– hacer una dieta semisólida: sopas y purés
– protegerse el cuello con un pañuelo o bufanda para mantener el calor
– hacer gárgaras con agua salada, vinagre o limón
– hacer vahos o colocar un humidificador en lahabitación
consultar a la farmacia: existen numerosos medicamentos con acción antiséptica y/o anestésica que nos pueden aliviar

Cuando consultar al médico:

– sensación de ahogo o dolor insoportable

– dificultad severa para deglutir o pus en la garganta (amígdalas)

– persistencia de fiebre alta

– ganglios dolorosos o duraderos

– otros síntomas acompañantes: erupción en la piel,…

– pacientes con enfermedades crónicas

– disfonía o afonía de más de dos semanas

Congestión nasal:

images (1)

Es la obstrucción de las fosas nasales que se produce cuando la mucosa se inflama como respuesta al ataque de virus o bacterias, causantes del resfriado o la gripe,o cuando hay algún tipo de alergia o sinusitis. La respiración se dificulta y hay producción excesiva de moco, es decir, rinorrea.

Consejos para evitar la congestión nasal:

– dormir  con la cabeza algo elevada

– beber mucho líquido para mantener la hidratación

– reducir la sequedad del ambiente usando un humidificador

– evitar los cambios bruscos de temperatura

– respirar vahos de eucalipto, especialmente antes de acosarse

– no fumar

– evitar el contacto con sustancias que puedan producir irritación nasal: pelo de mascotas, polvo, olores fuertes,…

– aplicarse compresas calientes en la cara, 3 veces al día durante 5 minutos. Así aumentará la circulación de los senos nasales

– consumir frutas y verduras variadas ricas en vitamina C,  que fortalece el sistema inmunológico, actúa como antihistamínico y evita la excesiva producción de moco

– consultar a la farmacia: existen diversos medicamentos, vía tópica u oral, cuya acción vasoconstrictora local puede ayudar a disminuir la secreción nasal. Y otros para hacer lavados nasales y mantener un adecuado grado de humidificación de la mucosa ayudando también a su regeneración.

Cuando acudir al médico:

– si se tiene congestión nasal desde hace más de una semana

– si hay bultos en la zona nasal o pómulos

– si tiene otitis y/o fiebre demás de 40º de más de 2 o 3 días de duración

¡Más vale prevenir que curar!

Deja un comentario