VISITA AL CASTILLO DE CLARAMUNT

El rico legado que la arquitectura de la Edad Media dejó para el patrimonio cultural es uno de los reclamos más importantes que posee el turismo en Catalunya. Se conserva un importante número de castillos y fortificaciones  de esta época, alrededor de 600 repartidos por todo el país.

Normalmente estas construcciones se ubicaban en lugares altos y estratégicos, cerca de las fronteras con antiguos territorios. Inicialmente tenían una función militar, pero con los años fueron convirtiéndose en residencias y palacios de nobles y aristócratas.

Ruta de los castillos de frontera:

                             

Los castillos de la frontera, entre los cuales está el de la Pobla de Claramunt, están íntimamente ligados con la marcha española.Esta designación fue utilizada por los historiadores del siglo XVIII para indicar la frontera que se estableció con el Islam, a comienzos del siglo IX, siguiendo el valle del río Llobregat y el Cardener, cruzan el Segre hasta la barrera natural que representa el Sierra de Montsec, límite histórico y fisiológico entre los Pirineos y la depresión del Ebro.

La creación de los condados de la marcha española, con los castillos que eran de la fuerza, fue que una adición a la expansión carolingia se mueve, similares a las que se produjo al mismo tiempo las otras fronteras del Imperio. En la comarca de Anoia hoy todavía se pueden ver los testimonios de estas fortificaciones que utilizan para hacer frente a los sarracenos:

  • Castillo de Claramunt (La Pobla de Claramunt)
  • Castillo de Santa Rosa (Santa Rosa)
  • El castillo de Tossa (Santa Margarida de Montbui)
  • Castillo de Miralles (Santa Maria de Miralles)
  • Castillo de Vilademàger (La Laguna)

NOSOTROS VISITAMOS EL CASTILLO DE CLARMAUNT:

Aparcamos el coche en un pequeño aparcamiento a la entrada del pueblo de La Pobla de Claramunt.

Un poco más hacia adelante, al llegar a una Farmacia, ya encontramos el primer cartel que nos indica el camino a seguir. Serán menos de 2 km…pero de una subida interminable… Aunque cuando lleguéis ¡habrá valido la pena!, ya lo veréis.

Además, en el camino encontraremos varias curiosidades que entretendrán a grandes y pequeños.

Lo primero que encontramos es una zona de fósiles. Si, si, de fósiles. Porque hace muuuchos años esta zona estuvo cubierta por el mar.

Un poco más hacia adelante, encontramos una cadena y un cartel que nos indica que vamos por el camino correcto.

En pocos metros veremos el castillo al fondo. Parece lejos, pero no lo está tanto.

Seguimos caminando y encontramos otra zona curiosa. La  zona de cabañas, donde cualquiera puede construirse una con troncos y piedras…

Continuamos nuestra aventura y llegamos a la zona de caracoles gigantes.

Seguimos el camino , subiendo y subiendo… Y encontramos un atajo para valientes (más empinado).

Un último esfuerzo…¡y llegamos!.

Desde aquí se puede observar una gran cantidad de territorio y se respira una mezcla de paz y libertad…

El Castillo de Claramunt tiene una superficie de 5.404 m2 y está situado en una colina de 461 metros de que hay una magnífica vista del entorno natural que lo rodea. Esta fortificación forma parte del patrimonio de la Generalitat. Es uno de los diez mejores castillos de Cataluña y el mejor de la comarca de Anoia.

Un poco de historia…:

La primera noticia de este monumento, que hoy todavía conserva el aspecto de fuerza y centinela es de 978.

Los primeros señores del castillo fueron los Claramunt, entre el siglo x y principios del siglo XIV. En 1306 la Claramunt transfieren su señorío a Cardona. Cardona-Medinaceli fue los últimos señores feudales del castillo, que era asumir el control hasta el siglo XIX cuando fue completamente había abolido el antiguo régimen.

A lo largo de todos estos siglos, el castillo de Claramunt ha sido testigo de diversos periodos históricos y en algunos casos ha vivido momentos difíciles. En 1463, durante la guerra entre el gobierno de General y Juan II, la fortaleza fue una de las principales destrucciones, pero los Condes de Cardona lo mandaron reconstruir. En 1714 el castillo fue víctima de una nueva destrucción, aunque no tan importante como la anterior, esta vez a manos de las tropas de Felipe V. durante la última guerra carlista, el castillo fue fortificado por última vez.

En 1913 adquieren la tierra de la montaña de la fortificación la familia de Henrietta y Mas. Sus padres, Antonio y Costas y Balbina Mas i Santacana, pagan las obras en 1915 para detener la derrota de la fortaleza y abrieron un camino para hacerlo más accesible. En 1926, Antoni y Costas recibió el título de Marqués de la Pobla de Claramunt, concedido por el rey Alfonso XIII.

El castillo de Claramunt en 1974 pasó a ser propiedad del Estado español, y en 1981 fue transferido a la Generalitat de Catalunya. A finales de 1996, el gobierno regional firma un convenio con el Ayuntamiento por la cual este asume la dirección de la fortaleza.

A lo largo de los años ha habido varios trabajos de restauración que se han convertido en una necesidad para cualquier persona que quiera conocer la zona.

En julio de 1997 la fortaleza fue abierta al público. Actualmente, se estima que el castillo recibe una media de 6.000 visitas al año, una figura que ha agregado 2.000 personas más involucradas en las distintas actividades organizadas.

El castillo, la escena de festivales culturales y populares:

Las paredes del castillo de Claramunt la sede de algunos de los festivales culturales y populares que se organizan en la ciudad.

Las habitaciones del castillo de Claramunt:

  1. Camino de acceso al castillo
  2. Puerta de entrada al castillo
  3. Patio al aire libre
  4. Iglesia de Santa María
  5. Capilla de Santa Margarida
  6. Plaza del Castillo
  7. Gran salón
  8. Pequeña habitación
  9. Patio interior
  10. Plaza Torre Norte, prisión
  11. Torre del homenaje
  12. El techo
  13. Murallas de la ciudad

Patio al aire libre

En esta área es donde estaban las oficinas del rector, entre los cuales estaban la casa y un estanque para regar el huerto.

Iglesia de Santa María

Templo de estilo románico. Fecha de mediados del siglo XI, con influencias de la arquitectura lombarda. De esta iglesia hoy en día todavía podemos ver un testimonio porque conservó dos de tres ábsides que tenía y estaban orientadas hacia el este.

Fue la primera parroquia del municipio y por muchos años había alojado las imágenes de la Virgen de la leche, del siglo XIII, y del Santo Cristo, de estilo gótico, que ahora están en la iglesia hoy.

Este templo sufrió las consecuencias de la gran destrucción del castillo en 1463 y más tarde fue reconstruido en el estilo gótico de la época. Fue debido a esta catástrofe que la adoración de la parroquia se trasladó a la aldea del municipio, en particular, a la iglesia de la Santísima Trinidad.

Capilla de Santa Margarida

Esta capilla se encuentra junto a la iglesia de Santa María y fue construida en 1303. El templo es de una nave rectangular. Es una transición entre románico y gótico .

Dentro de la capilla se puede admirar el retablo de Santa Margarida (1954), la obra del pintor y retaulista Barcelona Jordi Masvidal y Alumà. Esta pieza fue restaurada por la restauración y conservación de bienes y muebles del gobierno como lo fue en muy mal estado debido al vandalismo de varios.

Plaza del Castillo

Se encuentra delante de la capilla de Santa Margarida.
Fue el cementerio de la parroquia, información que fue ratificada con el descubrimiento de restos humanos hace unos años.
En la actualidad, esta zona es hogar de varios eventos populares y recreativos.

Gran salón

Está cubierto por una bóveda de cañón o un medio punto, que es la única que hay en el castillo, hecho con piedra alrededor de la fortificación y el travertino o turo. En las paredes de este espacio, que tiene una superficie de 126 metros cuadrados, se pueden observar muestras de los canteros.

En el pasado, esta sala fue dividida en dos plantas. En la planta baja había el caballo, la bodega, la carpintería, la cocina y otras habitaciones y hay sobre el situado del protector del cuerpo y sus servicios. Se estima que el castillo podian vivir entre 40 y 50 personas.

Actualmente, en esta zona se puede ver una exposición permanente bajo el título “arqueología medieval en l ‘ Anoia”. El salón es también el escenario de eventos culturales y recreativos y se alquilan para fiestas y banquetes.

Pequeña habitación

Con las reformas se hicieron en el año 1915 en el castillo este espacio se convirtió en un petrolero.

Patio inteRIOR

Aquí  tenia lugar el desfile de tierra donde el Señor y su voluntad se prepararían para entrar en batalla.

En el lado izquierdo de este espacio, se puede ver la torre que fue utilizado como prisión de la Baronía de la cuenca de Òdena.

Plaza Torre Norte, prisión

Se considera la parte más antigua de la fortaleza por el tipo de piedra con que está construido. Las paredes son de más de dos metros de espesor. En el siglo XI debió ser utilizado como defensa contra los ataques enemigos.

Se cree que fue dividido en dos plantas y, por una vez, una planta fue utilizada como prisión para los hombres y otra como prisión o granero de mujeres.

Torre del homenaje

Es el más importante de todos los castillos medievales porque, en caso de peligro, fue el último reducto defensivo para la gente que vivía allí.

Esta torre  de 17 metros de altura, aunque se hubiera podido llegar a de, tiene once caras de 2,5 metros de espesor, aproximadamente. El exterior es poligonal y rectangular en el interior.

Se llama torre homenaje porque era el lugar donde, en el pasado, se hizo el acto de la lealtad a Jehová, que consistió en el intercambio de privilegios entre los vasallos y el Señor de la jurisdicción.

Esto sugiere que el castillo habría tenido dos plantas. En este segundo piso serían los cuartos de los señores, así como el número de habitaciones, una cocina, un comedor, una sala para recepciones y reuniones, entre otros. En la actualidad, este espacio es una terraza.

Murallas de la ciudad

Fueron construidas en el año 1000.

Se pueden ver fragmentos de “espina de pescado”, que son piedras en forma de hueso de pescado o del oído.

Hay otra muralla interior que debe plantearse más tarde en el exterior, en particular, en la segunda mitad del siglo XV con la gran reconstrucción del castillo.

 

Una vez visitado el castillo, empezamos el regreso por el mismo camino.

Paramos a comernos el pic-nic que llevamos en las mesas habilitadas en la zona de cabañas que habíamos encontrado antes.

Y ya de vuelta…al llegar al pueblo, decidimos dar una vuelta por el mismo antes de volver al coche y encontramos unas estatuas sorprendentes. No sabemos el autor pero son preciosas.

Un comentario en “VISITA AL CASTILLO DE CLARAMUNT”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.