EJERCICIO Y CANCER DE MAMA

No nos cansaremos nunca de decir que el ejercicio es beneficioso para la salud.

Por eso, hoy hablamos de los beneficios del ejercicio en el cáncer de mama, ampliando la información que dábamos en un articulo anterior en el cual ya hablamos de de ejercicio y cáncer.

El ejercicio incluso es capaz de mejorar la respuesta del sistema inmunitario y puede llegar a considerase que tiene un efecto “antitumoral”. Favorece la acción de las células NK (Natural Killers), las cuales son las encargadas de destruir a las células tumorales.

Además,  si tenemos en cuenta que la obesidad, o simplemente tener un IMC (Índice de Masa Corporal) elevado es un factor de riesgo para desarrollar muchas enfermedades, entre ellas el cáncer de mama, ya tenemos suficientes argumentos para demostrar los beneficios de la práctica de ejercicio habitual en este tipo de patología.

El sobrepeso podría promover la alteración de genes asociados con la proliferación de células cancerígenas incluso antes de la aparición del tumor en la mama.

La prevención del cáncer de mama es uno de los beneficios de practicar ejercicio y de mantener una vida activa.

Las mujeres españolas que hacen una vida sedentaria tienen un 71% más de riesgo de desarrollar cáncer de mama que otras que cumplan las recomendaciones internacionales de ejercicio físico (practicar una actividad moderada durante 150 minutos a la semana). La inactividad física está detrás del 10% del cáncer de mama de todo el mundo.

También se ha comprobado que las mujeres que realizaban una pauta de ejercicio paralelamente a la quimioterapia,  veían reducidos los síntomas habituales de esta, como el malestar general, el dolor o la fatiga. También hay que tener en cuenta el nivel previo de actividad física que tenían estas mujeres.

A menudo el hecho de practicar ejercicio hace que sea necesaria una menor dosis de quimioterapia,  reduciéndose así también los efectos secundarios de la misma.

El ejercicio no sólo ayuda a mejorar la calidad de vida sino que además preserva o incluso mejora la musculatura, la movilidad, la capacidad funcional cardíaca y respiratoria y el sistema inmunitario.

La actividad física además está relacionada con un menor número de recaídas en esta enfermedad.

Este artículo información ha sido extraída de un artículo publicado por Eva Ferrer, directora de “Deporte en Femenino”.

¿No te gusta correr?:

Nadie se arrepiente de hacer ejercicio:

¿Aún no conoces la LA MAREA ROSA?:

Desde hace ya unos años existe la Carrera de la Mujer, una carrera exclusiva para mujeres y conocida como la “Marea Rosa” por el color de sus camisetas. El dinero que se recauda en estas carreras va destinado a la AECC (Asociación  Española Contra el Cáncer).

Por décimo tercer año consecutivo el circuito nacional de la Carrera de la Mujer Central Lechera Asturiana volverá a celebrarse en 2017 y visitará un total de ocho ciudades: Valencia, Madrid, Vitoria, Gijón, A Coruña, Sevilla, Zaragoza y Barcelona.

 

En breve se darán a conocer los proyectos solidarios y sociales en los que colaborará la Carrera de la Mujer en 2017, manteniendo la filosofía que dio origen a la prueba: concienciar a las mujeres de la importancia de su incorporación masiva al mundo del deporte y luchar contra el cáncer de mama de la mano de la Asociación Española Contra el Cáncer.

Además de los más de 670.000€ donados a la AECC desde 2004, con un total de 100.000 € en el pasado año 2016, la organización de la Carrera de la Mujer Central Lechera Asturiana ha entregado 5.000€ a cada uno de los nuevos proyectos solidarios con los que también colaboró activamente: Mundo Cooperante, Asociación Clara Campoamor, y Fundación GEICAM, que han recibido donativos directos de las corredoras por valor de otros 20.000€. Un gran número de chicas han donado su pelo (35 cm de coleta) a Pulseras Rosas para comprar pelucas que se entregan gratuitamente a enfermos de cáncer con pocos ingresos económicos.

 

 

Un comentario en “EJERCICIO Y CANCER DE MAMA

Deja un comentario