RADIACIONES SOLARES EN LA PIEL DEL DEPORTISTA

El ejercicio y el deporte son ideales para mejorar tu salud y tu estado de ánimo. Pero si entrenas al aire libre de forma regular, esto implica una exposición al sol prolongada con riesgo de daños tales como quemaduras solares, envejecimiento prematuro e incluso cáncer de piel.

¿Sabías qué, incluso cuando está nublado, de un 30 a un 70% de los rayos UV llegan a la superficie de la tierra dependiendo de la densidad de las nubes? Por esta razón, siempre es necesario usar protector solar para hacer deporte.

RADIACIONES SOLARES: CUIDADO Y PROTECCIÓN DE LA PIEL DEL DEPORTISTA:

  • Cómo adaptar las medidas preventivas en función del tipo de deporte
  • Cómo afecta el entorno a la intensidad de la radiación
  • Qué otras medidas de cuidado de la piel se han de tener en cuenta

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano. Representa hasta el 10% del peso total del individuo. Por eso hemos de cuidarla bien.

CONTAMOS CON LA MELANINA COMO ALIADA NATURAL:

La melanina es un componente natural de la piel que tiene la función de una barrera frente a quemaduras por la acción del sol. Su acción consiste en neutralizar los radicales libres liberados por las células que han sufrido daño por efecto de la radiación solar. La presencia de melanina en la piel puede ser natural sin un estímulo previo o puede elaborarse tras el enrojecimiento producido por la quemadura solar. La melanina evita en gran medida la producción de quemaduras solares, pero no impide los daños que a mediano y largo plazo ejercen los rayos del sol sobre la piel.

La exposición a la luz solar natural o artificial, voluntaria o involuntaria, puede llegar a ser muy dañina para la piel humana. Los efectos negativos que aparecen paulatinamente en la piel son consecuencia de la suma de las radiaciones solares recibidas a lo largo de los años. 

No es sólo ir a la playa… 

 

Podemos  ir en bicicleta, ir a la piscina, caminar por la montaña, o estar muchas horas expuesto en la calle al trabajar, pasear, hacer deportes o simplemente trasladarse de un lugar a otro.

El sol está presente cada día, en cualquier lugar.

Las zonas del cuerpo que están más expuestas al sol como la cara, el cuello, los brazos y las manos son las más perjudicadas.

El sol nos proporciona muchos beneficios:

  • Estimula el metabolismo y la circulación de la sangre, aumentando la temperatura cutánea lo que favorece la sudoración y la eliminación de las escorias.
  • Las radiaciones solares ultravioletas modifican los esteroles de la piel para producir la vitamina D, indispensable para la fijación del calcio.
  • Refuerza el sistema inmunitario, por lo que el organismo es más resistente a las infecciones.
  • El sol purifica la piel y regula las glándulas sebáceas, y sus rayos ultravioletas también tienen propiedades antimicrobianas.

Pero debemos cumplir unas “normas básicas de seguridad”:

  • Mantenerse alejado del sol, si puede ser, entre las 10 a.m. y las 4 p.m. Evita la radiación. Aunque el día amanezca nublado, siempre hay radiación ultravioleta. 
  • Disminuir las actividades deportivas en el horario de mayor intensidad solar.
  • Para estar al aire libre y expuesto al sol, usar una camisa de algodón de manga larga y pantalones largos para proteger su piel.
  • Usar gafas de sol para protegerse.
  • Usar gorra y, si puede ser, que proteja la cara, el cuello y las orejas del sol.
  • Usar crema de protección solar con factor 50. Debe ponerse 30 minutos antes de salir afuera, en todo lugar donde los rayos del sol puedan tocarlo. Pero ten en cuenta que tienen un efecto temporalmente limitado, y que debes renovarla periódicamente en función de la sudoración. El tipo de piel que tengas determinará también el fotoprotector que debes utilizar. Si eres de piel grasa, mejor crema o gel; si tu piel es seca, puedes utilizar excipientes más grasos y líquidos.

Es fundamental conocer el riesgo individual de cada uno (en función de su fototipo; rubios, piel y ojos claros, múltiples nevus o lunares: mayor riesgo) y los factores externos que aumentan el riesgo ayudarán a minimizar el impacto.

La incidencia de los rayos ultravioletas sobre la superficie terrestre depende de varios factores, entre ellos: la estación del año, la latitud, estados meteorológicos, características topográficas del terreno y la más importante, el grosor de la capa de ozono.

Los efectos de la radiación solar en deportistas:

Son frecuentes las quemaduras por hacer deporte sin la adecuada protección y es habitual encontrar a deportistas corriendo sin camiseta. Hay estudios que demuestran que los corredores de fondo tienen más probabilidad de sufrir un cáncer de piel, por los factores de riesgo asociados a la radiación ultravioleta. 

La radiación solar tiene consecuencias tanto agudas como crónicas. La aguda la conocemos todos: es la quemadura solar, producida por los rayos ultravioleta tipo B, que penetran de forma superficial y producen un eritema o rojez.

La consecuencia crónica la determina la radiación tipo A, que daña a capas más profundas alterando el ADN celular. Es la causante de producir cáncer de piel. La piel tiene memoria, el 50 o el 80% de la exposición solar se recibe durante los primeros 20 años de vida.

Todas las quemaduras durante infancia y adolescencia pueden duplicar el riesgo de cáncer de piel tipo melanoma.

El hielo, nieve, la arena seca o el agua de mar también pueden aumentar la incidencia de la luz y puede empeorar la incidencia del sol sobre la piel.

ALGO QUE MUCHAS VECES SENOS PASA POR ALTO…:

Tatuajes en deportistas:

Los tatuajes no protegen de la radiación ultravioleta y no dejan ver lo que hay debajo, de modo que no podremos observar posibles melanomas o carcinomas.

Además, el riesgo de quemadura en una resonancia magnética es mayor.

Algunos estudios han llamado la atención sobre el hecho de que la composición del sudor pueda verse alterada por los tatuajes. El tatuaje, si es de grandes dimensiones, puede afectar al rendimiento: sudarás menos y perderás más sodio, indispensable para los intercambios celulares y la capacidad de refrigerar el organismo.

Acné en deportistas:

El acné a menudo es tratado con isotretinoina, pero este es un medicamento fotosensible y puede producir reacciones alérgicas si no nos protegemos correctamente del sol.

Depilación en deportistas: 

Puede producir problemas como dermatitis irritativas, sobre todo cuando se hace en seco o cuando se utilizan algunas cremas o ceras que tengan productos a los que estamos sensibilizados. Otro posible problema es la aparición de foliculitis, granitos que aparecen alrededor del folículo.

El sol no debe dar justo después si se hace depilación convencional, porque se corre el riesgo de que la zona se pigmente. 

Alopecia androgénica: 

Quien sufre alopecia no tiene la protección del pelo contra la exposición solar. 

Urticaria colinérgica:

Afecta a un 14% de los deportistas, frente al 2% de la población general. Se caracteriza porque aparecen unos pequeños habones o ronchas, de 2 a 4 milímetros, con mucho picor, justo al empezar la sudoración cuando practicamos deporte bajo el sol.

Suele resolverse de forma espontánea en unos minutos, pero si el picor es intenso o se generaliza, puede haber síntomas sistémicos (hipotensión, nauseas, mareos, ganas de vomitar), por lo que debe consultarse al médico para poner tratamiento. Se debe mantener una correcta hidratación de la piel para prevenir esta situación.

Consejos y protectores solares para tu deporte favorito:

Deportes de agua:

Aumenta tu protección con un protector solar resistente al agua porque la luz del sol se refleja en el agua y los ambientes húmedos pueden disminuir el nivel de protección. Además, los rayos de sol llegan a unos 60 cm de profundidad. Busca también un protector solar que pueda aplicarse directamente en la piel húmeda sin que pierda eficacia. Debe ser un fotoprotector waterproof y waterresistant.

Deportes de invierno:

Incluso cuando hace frío, los rayos del sol están activos y son particularmente intensos a gran altitud. ¿Sabías que el 90% de la luz solar se refleja en la nieve blanca?. 

Además, cada 300 metros de altitud, aumenta un 4% la radiación solar.

Es imprescindible el uso de fotoprotectores solares efecto pantalla, es decir, con filtros minerales, y gafas de sol con protección UVA/UVB.

Otras actividades al aire libre:

El running, el senderismo y otros deportes de exterior implican una exposición al sol prolongada, que puede aumentar el riesgo de daño producido por el sol y cáncer de piel. Por lo tanto, es esencial que tomes medidas para reducir tu exposición: ropa protectora, comprobar la hora, etc.).

Es imprescindible el uso de fotoprotectores solares de base acuosa (repelentes del sudor) y gafas de sol con protección UVA/UVB.

 

Este artículo ha sido elaborado con información extraída de :
www.eldeporte.com

  • www.saludmasdeporte.com
  • www.laroche-posay.es
  • atenciopell365. Col. legi de Farmacèutics de Barcelona.

CÓMO AFECTA EL FRÍO AL RENDIMIENTO DEPORTIVO

Cuando hace frío lo más importante es conseguir mantener elevada la temperatura corporal. De esta forma favoreceremos el riego sanguíneo hacia nuestros músculos y organismo en general. Mantener una temperatura corporal adecuada nos ayuda a evitar lesiones.

El frío provoca que los músculos se contraigan, favoreciendo la aparición de dolores musculares, tirones y contracturas.

El efecto del viento en un ambiente frío puede suponer hasta un 80% de toda la pérdida de calor corporal. De hecho, tanta es su importancia que, cuando entra en juego este factor ya no sólo se habla de temperatura, sino de sensación térmica.

Nuestro organismo necesita más energía para realizar la actividad física ya que bombea menos sangre a nuestras extremidades para conseguir mantener la temperatura interna adecuada al buen funcionamiento de nuestros órganos vitales.

A mayor masa grasa subcutánea se tolera mejor una menor temperatura del aire antes de empezar a tiritar. Por eso  la cantidad de energía consumida por unidad de tiempo es inversamente proporcional a la cantidad de grasa.

Este complejo mecanismo provoca generalmente que baje el rendimiento de los deportistas.

La contracción muscular causada por el frío hace que el organismo tenga que aumentar por defecto su temperatura para que los músculos se mantengan en perfecto estado. Este aumento de la temperatura corporal hará que el consumo de energía sea mayor que de costumbre, y por ello es necesario que cuidemos el aporte de la misma que vamos a obtener mediante la dieta.

Aumentar la temperatura corporal para mejorar el rendimiento y el sistema inmunológico:

Este aumento del consumo calórico y el mayor esfuerzo que deben llevar a cabo los músculos harán que el sistema inmunológico mejore su actividad y con ello las defensas naturales del organismo.

No debemos olvidar que aunque sea invierno, salir a practicar deporte al aire libre es mucho más beneficioso. Si lo practicamos en un área natural o bosque, los beneficios respiratorios y cardiacos serán mayores.

Realmente practicar hacer deporte en ambientes fríos ayuda a reforzar el sistema inmunológico. Salvo que exista una patología o condición adversa, practicar deporte al aire libre mejora la capacidad pulmonar, la capacidad cardíaca y tiene otros muchos efectos beneficiosos para el organismo. Ahora bien, hay que extremar las precauciones y cuidarse.

En ambientes fríos el gasto energético en reposo ya es mayor, tanto por efectos hormonales como por el aumento de la actividad involuntaria (tiritonas) que además, suponen un consumo extra de reservas glucolíticas (glucosa sanguínea y glucógeno muscular).
También hay que tener en cuenta que el equilibrio de líquidos se ve influido por la exposición al aire frío. La vasoconstricción causada por las bajas temperaturas provoca un mayor volumen de orina, lo que acelera la deshidratación (con el consecuente deterioro de la salud y del rendimiento en la actividad física.

Por eso es muy importante mantener una correcta hidratación. Aunque sudemos menos con el frío.

A TENER EN CUENTA…:

A mayor masa muscular, mayor será la producción de calor metabólico al tiritar. Esta producción de calor metabólico (medido como consumo de oxígeno) se puede mantener por más tiempo, es decir, se podrán mantener intensidades de ejercicio más elevadas.
El máximo rendimiento alcanzable puede verse afectado de manera negativa si la temperatura interna o la temperatura muscular desciende. Para contrarrestar este fenómeno se debe realizar un calentamiento eficaz (a intensidades moderadas y con una duración prolongada), preparando convenientemente los músculos y sistema cardiovascular para evitar lesiones.

Para que un músculo contraído comience a soltarse y se muestre más flexible, es necesario que aumente su temperatura. Para conseguir este aumento de la temperatura es importante que calentemos antes de salir a practicar deporte al aire libre, así como practicar estiramientos y ejecutemos el movimiento que vamos a llevar a cabo para que los músculos entren en calor.

Estirar y dotar a los músculos de calor es fundamental para que éstos se mantengan listos para actuar.

La resistencia muscular también puede verse alterada por la exposición al frío y el descenso consecuente de la temperatura muscular. Si ésta desciende de los 27ºC, la resistencia muscular disminuye bien por una menor velocidad de conducción de los nervios, bien por una menor movilización de fibras musculares (especialmente las que se encuentran cerca de la superficie del músculo). La fuerza muscular también se ve afectada.

RESUMEN DE CONSEJOS IMPORTANTES:

·        Asegurar las mejores condiciones iniciales para la práctica de la actividad física, mediante una buena preparación general previa y un calentamiento adecuado al ejercicio.

·        Preocuparse por mantener, mediante el aislamiento y la actividad adecuada, una temperatura muscular lo más elevada posible para evitar deterioros en la máxima expresión de fuerza y potencia.

·        No descuidar la hidratación frecuente para evitar el deterioro de la salud y el rendimiento en las actividades (por el incremento indirecto del volumen de orina). Tener en cuenta que, a mayor edad, las adaptaciones del organismo al ambiente frío se deterioran o no son tan eficaces.

·        Prevenir un aporte adecuado de hidratos de carbono para cubrir las demandas de la tasa metabólica, que se incrementa cualitativamente.

·        CORRER CON FRIO.

VESTIRSE POR CAPAS…:

Elegir la indumentaria correcta es esencial para protegernos del frío y tener el organismo listo para poder realizar cualquier actividad física

Abrigarse para la actividad deportiva no significa ponerse miles de capas encima para que no traspase el frío. Lo que realmente debemos hacer es ponernos unas tres capas. La primera no debe de ser de algodón, serán prendas técnicas, de tejido técnico, térmicas y transpirables que mantengan el calor y dejen que expulsemos el exceso y el sudor.

Nunca utilizaremos prendas de algodón, ya que se empapa y transmite el frío fácilmente. Acto seguido utilizaremos prendas de abrigo térmicas y de tejido técnico que nos permitirán realizar la actividad y evitar la acumulación del sudor. Lo mismo sucederá con el calzado, que debemos optar por zapatillas de invierno que nos permitan la transpiración y no dejen pasar frío ni humedad.

Y SI NO QUIERES SUFRIR RIESGOS… SIEMPRE PODRÁS ENTRENAR BAJO TECHO EN INVIERNO .

Este artículo ha sido elaborado con información extraida de:

  • www.airzone.es
  • www.barrabes.com
  • www.vitónica.com

DEPORTE CON PIEL ATÓPICA

La dermatitis atópica provoca picazón, hinchazón y enrojecimiento continuos en la piel. Las personas con dermatitis atópica pueden ser más sensibles debido a que su piel carece de ciertas proteínas que mantienen la barrera protectora contra el agua.

Estas personas a menudo tienen asma o alergias estacionales o tienen algún antecedente familiar.

Tanto el tipo de erupción como el lugar donde aparece pueden depender de la edad de la persona:

  • En niños mayores y adultos, la erupción se observa con mayor frecuencia en el interior de las rodillas y los codos. También puede aparecer en el cuello, las manos y los pies.
  • Las erupciones se pueden presentar en cualquier parte del cuerpo durante un brote intenso.

Los siguientes factores pueden empeorar los síntomas de la dermatitis atópica:

  • Alergias al polen, el moho, los ácaros del polvo o los animales
  • Resfriados y aire seco en el invierno
  • Resfriados o la gripe
  • Contacto con materiales irritantes y químicos
  • Contacto con materiales ásperos como la lana
  • Piel reseca
  • Estrés emocional
  • Resecamiento de la piel por tomar baños o duchas frecuentes o nadar con mucha frecuencia
  • Enfriarse o acalorarse demasiado, al igual que cambios súbitos de temperatura
  • Perfumes o tintes agregados a las lociones o jabones para la piel

Síntomas de la dermatitis atópica:

  • Ampollas que supuran y forman costras
  • Piel seca en todo el cuerpo o zonas de piel con protuberancias en la parte de atrás de los brazos y al frente de los muslos
  • Zonas de piel en carne viva por el rascado
  • Cambios en el color de la piel, como más o menos color con respecto al tono normal de esta
  • Enrojecimiento o inflamación de la piel alrededor de las ampollas
  • Zonas gruesas o con apariencia de cuero, lo cual puede ocurrir después de rascado o irritación prolongados

Consejos de higiene:

  • En general, son preferibles los baños a las duchas. El agua debe ser templada (inferior a los 33 °C) .
  • Se deben elegir geles para el baño que no resequen la piel, preferiblemente que sean sobregrasos y con un pH 5.5 o fisiológico.
  • Aplicar después del baño, cuando la piel está aún húmeda, una crema emoliente específica (aporte de lípidos). Se ha comprobado que el uso diario de una crema emoliente es una ayuda eficaz para espaciar los brotes y las recaídas.

DEPORTISTAS CON PIEL ATÓPICA:

La dermatitis atópica está relacionada de forma directa con el sistema inmunológico y el deporte ayuda a fortalecerlo.

Si practicamos deporte, mejoramos nuestro estado de ánimo, nos relajamos y además, estamos más tranquilos. El relax influye de forma directa en nuestra piel.

Pero hay que tener la precaución de que el ejercicio físico puede ser en sí mismo un desencadenante de brote (calor, acción irritante del sudor, etc.).

¿Qué precauciones debe tomar alguien con dermatitis atópica a la hora de practicar deporte?

  • La sudoración de la persona atópica es deficiente o tiene zonas de hiperactividad. Esta deficiencia provoca que el picor sea más intenso. Por ello los deportes de alta actividad y los locales cerrados están desaconsejados. El sudor posee un pH ácido (entre 4 y 6) y un contenido en cloruro de sodio que causa el efecto de escozor en la piel. Para evitar esta sensación desagradable, hay que favorecer la evaporación y, para ello, es mejor llevar unas prendas de vestir amplias, de algodón, o ropa de deporte específica con zonas de ventilación que permitan evacuar el calor. Evitar el uso de tejidos sintéticos que incrementan la temperatura corporal y acentúan el picor.
  • Cuando sudemos, debemos tratar de secar el sudor con cuidado con una toalla húmeda.
  • El calzado debe ser con buena aireación, aconsejándose el uso de calcetines de algodón o hilo.
  • Tras practicar deporte, debemos darnos una ducha breve con agua tibia, secar con cuidado la piel sin rascar y aplicar una crema hidratante.
  • El estado de la piel puede mejorar estando al sol y al aire libre.

Esperamos haberos ayudado a intentar mantener la atopía controlada y a prevenir posibles brotes.

Este artículo ha sido elaborado con información extraída de:

  • www.blue-cap.es
  • www,fondation-dermatie-atopique.org
  • www.leti.com.es

 

DIA MUNDIAL CONTRA LA LEPRA

Ayer dia  25 de enero se celebró el día mundial de la lepra. (Día de la enfermedad de Hansen).

El “Día Mundial de la Lucha contra la Lepra” (World Leprosy Day) se celebra el último Domingo de Enero de cada año. Es una fecha para informar y concienciar a la población respecto a esta enfermedad. Tras movilizaciones y manifestaciones promovidas por Raoul Follereau en favor de los enfermos de lepra el 31 de enero 1954 se celebró oficialmente el primer “Día Mundial de la contra la Lepra”. Su objetivo era sensibilizar sobre la existencia de esta enfermedad y alejar la imagen negativa que se tenía de los afectados.

La lepra es una enfermedad infecciosa, de nula transmisibilidad cuando está debidamente tratada, aunque los pacientes que no reciben tratamiento sí constituyen una fuente de contagio, debido a la reacción inmune a alguna de las bacterias. La lepra ataca la piel, por lo que el aislamiento no solo no es necesario, sino que conlleva un alto impacto psicológico para el afectado.

LEPRA2La bacteria Mycobacterium leprae fue descubierta en 1874 por el médico noruego Gerhard Armauer Hansen, debido a lo cual se lo denomina bacilo de Hansen. Mycobacterium lepromatosis es una bacteria que fue identificada en el año 2008 en la Universidad de Texas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recuerda que el diagnóstico precoz y el inicio temprano del tratamiento mediante politerapia es la mejor estrategia para eliminar la enfermedad como problema de salud. El objetivo es alcanzar una prevalencia de la lepra por debajo de 1 caso por cada 10.000 habitantes, prevenir la discapacidad e impedir la transmisión de la enfermedad.

En los países menos desarrollados el miedo a la marginación, y las deficientes condiciones de la sanidad pública, hacen que los pacientes oculten su situación, con lo que no reciben el tratamiento adecuado y la lepra continúa siendo contagiosa, además de provocar daños permanentes.

La lepra se cura con un tratamiento sencillo, eficaz y gratuito en todos los países gracias al acuerdo alcanzado entre la OMS y las compañías fabricantes. Es primordial detectar a todos los enfermos lo antes posible y asegurarles un tratamiento adecuado.

A pesar de ser una patología con cura desde 1982, la precariedad para combatir la lepra se hace evidente en no pocos países, con obstáculos para su erradicación que van desde la falta de recursos económicos para adquirir medicamentos hasta los prejuicios de tipo religioso.

Debidamente tratada, la lepra resulta difícilmente contagiosa: es necesario un contacto muy estrecho con el enfermo, además de malas condiciones higiénicas y alimenticias.

Los enfermos de lepra suelen manifestar grandes manchas y nódulos en la piel. Pasado un tiempo, los síntomas anteriores derivan en graves deformaciones y secuelas irreversibles.

En muchos lugares, las personas afectadas y sus familias son marginadas hasta el aislamiento, algo que convierte laenfermedad de la lepra en un problema de primera magnitud.

¿Sabías que…?

A pesar de ser una enfermedad olvidada en los países más desarrollados, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene constancia de la existencia de al menos 250.000 casos de lepra al año en todo el Planeta, siendo el sudeste de Asia, América Latina y África los lugares más afectados.

La lepra afecta a entre 15 y 20 personas cada año en España:

  • En torno al 70 por ciento de los casos son importados a consecuencia de fenómenos como la globalización o el incremento de los viajes y el turismoDia Mundial de la LepraLa India es el país que más casos registra de lepra cada año. WWW.LEPROSYMISSION.ORG.UK

Si bien la indicencia en los países desarrollados es prácticamente inexistente, aún se siguen dando casos.

España no es una excepción en este sentido ya que según los últimos datos disponibles, a lo largo de 2012, se notificaron 9 nuevos casos de lepra en nuestro país (14, en el año 2011) en su mayoría casos importados, aunque también hay algunos casos autóctonos, generalmente de zonas históricamente endémicas como Andalucía, Galicia y Levante.

En cuanto a la evolución de la enfermedad las casuísticas se mantienen en torno a los 15 o 20 casos nuevos anuales; en lo que respecta a la prevalencia, en 2011 había 72 casos registrados y 56 casos en 2012.

“No tenemos que estar preocupados pero sí tenemos que estar alerta”, afirma el doctor José Ramón Gómez Echevarría, director médico de Lepra Fontilles. De hecho la historia recuerda que en la década de los 50 había más de 7.000 casos censados de la lepra en España.

Esto significa que “el control es bueno”, pero se debe ser consciente de que aproximadamente el 70 por ciento de los casos son importados a consecuencia de fenómenos como la globalización o el incremento de los viajes y el turismo.

En 1995, el Ministerio de Sanidad creó, a través del Real Decreto 2210/1995, la Red nacional de vigilancia epidemiológica y se elaboró un listado de enfermedades de declaración obligatoria, entre las que se encontraba la lepra.

Detección precoz

En España, al igual que en Europa y el resto de países ricos, “la lepra en los nativos es escasa”, y estos enfermos “están bien controlados” con lo que la enfermedad “no es un problema”. En gran medida, destaca el experto, es debido al compromiso del personal sanitario que reconoce mejor la enfermedad, lo que ayuda a una detección precoz y un tratamiento rápido que evita las posibles secuelas.

Para normalizar la situación de los enfermos y aumentar el conocimiento de la enfermedad desde la Asociación Fontilles se incide en la necesidad de eliminar el estigma que supone la enfermedad, su objetivo es eliminar del lenguaje el uso del término “leproso” y “lepra” como sinónimos de algo negativo y maldito, ya que el uso de estos términos inadecuadamente ha hecho que se perpetúen no sólo el estigma y la discriminación hacia las personas afectadas por la lepra, sino también los mitos y malentendidos sobre esta enfermedad.

Pese a ser una enfermedad erradicada en los países desarrollados, se siguen registrando casos en el primer mundo. De ahí que las autoridades sanitarias permanezcan en alerta ante la posibilidad de enfrentarse a esta y a otras enfermedades “antiguas y olvidadas” en el mundo occidental.

Fontilles pide la colaboración de todos para acabar con esta enfermedad. Además, insta a los medios de comunicación a que eliminen el término ‘leproso’ y ‘lepra’ como sinónimo de algo negativo y maldito.

La afección al sistema neurológico puede producir pérdida de sensibilidad, ocasionando mutilaciones en las manos y los pies o ceguera. Hay varias formas de lepra: tuberculoide, lepromatosa (forma contagiosa), dimorfa (lepra borderline) y lepra indeterminada.

La lepra lepromatosa o lepra tipo L es una forma de lepra cuyas lesiones cutáneas, las mas importantes, son extensas difusas y simétricas: máculas rojas, pápulas, mudosidades cobrizas (lepromas), con bordes imprecisos, elevados por una infiltración profunda. Se localiza preferentemente en la cara, en las muñecas, tobillos y rodillas. Se acompaña de rinitis y de afectación de la córnea, mientras que la afectación de nervios es menos frecuente. Esta es una lepra grave, muy contagiosa.
Desde 1995, la OMS proporciona gratuitamente el tratamiento de varios fármacos a todos los enfermos leprosos del mundo; inicialmente lo hizo a través del fondo para medicamentos de la Fundación Nippon, y desde 2000 mediante las donaciones de los medicamentos que hacen Novartis y la Fundación Novartis para el Desarrollo Sostenible.

Campañas nacionales y locales

El control de la lepra ha mejorado mucho gracias a las campañas nacionales y locales llevadas a cabo en la mayor parte de los países donde la enfermedad es endémica.

Desde la puesta en práctica de la Estrategia mundial mejorada para reducir la carga de morbilidad debida a la lepra: 2011-2015, los programas nacionales específicos prestan más atención a los grupos desatendidos y las zonas de acceso difícil a fin de mejorar el acceso y la cobertura.

En vista de que las estrategias de control son limitadas, los programas nacionales promueven la retención de casos, el rastreo de contactos, el seguimiento, la remisión de pacientes y la gestión de los registros.

Tratamiento:

En el pasado, el tratamiento de la lepra era muy diferente. El primer avance importante se realizó en los años cuarenta del s. XX con la obtención de la dapsona, un medicamento que detuvo la enfermedad. No obstante, la larga duración del tratamiento —de años o incluso durante toda la vida— dificultaba su cumplimiento.

En los años sesenta, M. leprae empezó a manifestar resistencia a la dapsona, el único medicamento antileproso conocido por entonces. A principios de los años sesenta se descubrieron la rifampicina y la clofazimina, los otros dos componentes del tratamiento multimedicamentoso.

En 1981, un grupo de estudio de la Organización Mundial de la Salud recomendó el tratamiento multimedicamentoso a base de dapsona, rifampicina y clofazimina, asociación que elimina el bacilo y logra la curación.El uso generalizado de esta pauta terapéutica ha reducido la carga de morbilidad de forma espectacular.

PROTEGERSE LA PIEL EN INVIERNO

2014_0102NEUIDINARDEMUNTANYA20001

En invierno, el frío, el viento, la humedad, la lluvia, los cambios bruscos de temperatura ambiental (contrastes de frío y calor) o la sequedad producida por algunas calefacciones afectan negativamente a la piel, ya sea de la cara, labios o manos. La nieve refleja el 80% de la radiación solar y el aire frío enmascara el calor emitido por el sol, por lo que tendemos a una sobreexposición sin la protección solar adecuada.

Estos factores producen una gran deshidratación y nuestra piel puede verse descamada e incluso pueden aparecer fisuras, además de favorecer el envejecimiento cutáneo.

Nuestra piel guarda memoria de todas las agresiones que sufre, las agresiones invernales se suman así a las propias del verano.

¿Cómo podemos proteger nuestra piel en invierno?

Agua tibia y toalla a conciencia :

Las temperaturas extremas resecan la piel. Si el frío te tienta a poner el grifo a tope en el color rojo tu piel se resiente. La higiene diaria que sea con productos suaves que no sean agresivos y con agua tibia, ni muy fría ni muy caliente.Es fundamental secarnos bien para evitar la aparición de grietas.

Tratamientos faciales:

Utilizar cremas hidratantes que aseguren el correcto grado de humedad de la piel y que le aporten vitaminas y otros principios activos que mejoren su vitalidad, tono y textura, eliminando manchas, rojeces, arrugas o poros dilatados.  Crema con factor de protección 20 nos ayuda a prevenir el envejecimiento cutáneo y la aparición de manchas.

images (5)

Labiales y manos:

Los labios sufren mucho con el frío y tienden a agrietarse. Necesitan una aplicación constante de cremas o lápices labiales para prevenir la deshidratación  y envejecimiento. Si además esta cosmética lleva protección solar, evitaremos que se quemen por el sol.

Las manos también sufren. Es muy recomendable aplicar una buena capa de crema hidratante después de lavarse las manos…y todas las veces que sea necesario… Usar guantes es lo ideal para prevenir la agresión del frío.

images (4)

Niños, un caso especial

Los niños que tienen una predisposición a la dermatitis atópica aumenta en invierno su tendencia a tener dermatitis en las manos.

Los niños se deben bañar a diario para evitar la retención del sudor ya que ésta provoca irritación en los pliegues de la piel.

Otros consejos:

Agua y vitaminas :

Hidratarse por dentro y lucirlo por fuera. Debemos beber mucha agua y tomar, dentro de nuestra dieta, alimentos ricos en vitaminas, como frutas y verduras. Llevan muchos antioxidantes naturales.

1471863_616789328370486_340185132_n

¡Feliz invierno a todos!

BOTIQUÍN DE INVIERNO

Botiquín de invierno

2014_0102NEUIDINARDEMUNTANYA20008

Con la llegada del frío llegan los resfriados, estados gripales, sequedad de la piel y otros problemillas… Debemos tratar los síntomas que se manifiestan de repente para paliar el malestar y evitar posibles complicaciones.

2015_0103farmarunning0006

La fiebre, la tos, la mucosidad, la congestión nasal, la rinorrea, la irritación de garganta, el lagrimeo de ojos, el malestar general, la aparición de gritas en la piel por el aire frío…son síntomas que podemos aliviar si tenemos un buen botiquín de invierno en casa.

9 ¿Qué medicamentos deberíamos tener en casa cuando llega el frío?:

antitérmicos, para combatir la fiebre

analgésicos, para disminuir el malestar, el dolor muscular o el dolor de garganta

descongestionantes orales y/o nasales… o suero fisiológico para hacer lavados nasales

antihistamínicos, para evitar el goteo nasal y los estornudos

antitusígenos, para calmar la tos

mucolíticos y expectorantes, para fluidificar y eliminar la mucosidad

antisépticos bucales, para suavizar la irrritación de garganta

De todos modos, no hace falta tener de todo en casa,  siempre estamos los farmacéuticos cerca para ayudaros a combatir vuestros síntomas. Y si estos no mejoran en una semana, es recomendable acudir al médico.

medicamento4

Por cierto…

¡NO OS OLVIDEIS DE ID REVISANDO LA CADUCIDAD DE LOS MEDICAMENTOS DE VUESTRO BOTIQUIN!

También es muy recomendable tener un termómetro en buen estado.

Para evitar lesiones en la piel a causa del frío que faciliten la entrada en el organismo de agentes infecciosos, es indispensable el uso de lociones hidratantes corporales, labiales y cremas de manos.